Gestoría Rodríguez & Delgado, más de 22 años de experiencia

Horario

L-V: 8:30 a 13:00 – 16:00 a 19:30
S: 10:00 – 13:00 

a

Es difícil controlar las inquietudes y dudas que pueden invadirnos sí esta circunstancia se da, pero, aunque pueda parecerte uno de las peores situaciones en las que te puedes encontrar, el truco es mantener la calma y adelantarse a los acontecimientos. Por eso, te contamos todo sobre las inspecciones para que cuando llegue el momento estés preparado y sepas cómo actuar.
• Motivos para una inspección de Hacienda
Veamos los motivos más frecuentes para recibir una inspección:
o Devolución del IVA: Hacienda suele reclamar pagos con mucha facilidad, pero cuando tiene que devolver dinero, la cosa cambia. Si la declaración de IVA te sale a devolver, las posibilidades de inspección aumentan.
o Pedir el NIF intracomunitario: Aunque son muchos los autónomos que solicitan este documento para poder operar con clientes de la Unión Europea, es posible que antes de aprobar este trámite, Hacienda quiera comprobar la necesidad real del autónomo y realice una inspección para verificarlo.
o Demasiados gastos: Aunque es una situación común durante el primer año de vida de una empresa, si la situación se alarga en el tiempo, Hacienda te llamará la atención. No ocultes beneficios, ni falsees gastos porque la Administración te penalizará en cuanto pueda.
o Descuadres entre modelos trimestrales y anuales: Recuerda que los modelos anuales son un resumen de los trimestrales, por lo que la suma de éstos últimos tiene que ser igual que el importe total de los modelos anuales. Si esto no es así, es posible que te llamen la atención.
Existen dos maneras de recibir una inspección de Hacienda: a través de una notificación donde te informan de que debes asistir a una de las oficinas de la Agencia Tributaria o, directamente, mediante la visita de un inspector en casa/lugar de trabajo del autónomo. Veamos el procedimiento en las dos situaciones:
• Notificación
En caso que tengas que visitar a Hacienda para una inspección, se te avisará mediante una notificación por correo que llegará a tu domicilio fiscal. En este documento se informa de todos los datos: la fecha de la inspección, el motivo, la documentación que se tiene que aportar, los ejercicios fiscales afectados…
No ignores la carta y preséntate tal y como te indican, si no puedes recibir una multa.
• Visita de un inspector
También puede ser que un inspector se presente en tu casa pero, recuerda, que todo tiene que seguir un protocolo muy claro. No olvides que:
o El inspector debe tener una orden judicial o autorización del contribuyente, en este caso tu mismo, para acceder a tu domicilio fiscal.
o Solo se deben presentar los documentos implicados en la inspección