Desde que se hicieron cargo para realizar los servicios de inspección técnica de los vehículos entidades ajenas a la Administración, se observan cantidades ingentes de sanciones, por llevar la ITV caducada los vehículos. Aunque dichas entidades se esfuerzan en avisar la fecha, normalmente nunca aciertan, porque al producirse transferencias de los vehículos, ellos, lamentablemente, desconocen el estado del vehículo y a menudo avisan al vendedor y no al propietario actual, lo que produce desconcierto. La multa, por no llevar la ITV en vigor varía de coches a camiones, pero la más inferior es de 200 Euros.

Pero realmente, no es ese el problema más importante. El por error no haber pasado la inspección técnica, en caso de un siniestro, puede tener incalculables consecuencias, ya que afecta directamente a la cobertura del seguro.

El esfuerzo de la administración es loable, pero no es seguro al 100%. El sistema anterior de un Gestor colegiado quien se encargaba de las tramitaciones, incluso acompañando a los clientes, produce mayor garantía para todos.

Parece pues aconsejable, que los usuarios con vehículo, empresas, y demás encarguen esta tramitación a las Gestorías Administrativas colegiadas que, por un precio módico, solucionan la papeleta con garantías.