Nuestro compromiso con la juventud y el deporte

Estas líneas las hemos redactado con un cariño especial, en medio de la vorágine de acontecimientos que, para nosotros, las pequeñas empresas y despachos profesionales, sufrimos y padecemos a diario. Aún así, nunca es un mal momento para la reflexión.

En estos tiempos que vivimos, en los que se da tan poco valor a todo, tiempos despiadados de crisis total, de pago de impuestos, de reclamaciones, de juicios, de incredulidad, de engaños y con caída de tantas y tantas empresas por la presión que sufrimos, hemos querido apoyar un espíritu y una manera de hacer las cosas como pocas cosas se hacen hoy en día: por pasión, no por dinero, ni por méritos, ni por precio, ni siquiera por gloria personal, sino sólo por pasión, con verdad y para que algo tan importante como es practicar deporte para los chavales, un deporte además minoritario a los que no se les conceden apenas ayudas, pueda subsistir de la mejor manera posible.

Hemos querido dedicar una parte de nosotros mismos al apoyo, no tanto económico, sino de nuestra manera de mejor saber hacer y entender las cosas, al denostado balonmano, a un club que va más allá del deporte, un club que procede de otro mucho más grande, Balonmano Aragón que con la crisis cayó, como tantos otros.

Una panda de valientes se unió para que, la cantera que quedaba sin club, no perdiera la oportunidad de jugar, de entrenar, de divertirse y de practicar el deporte que es su vida: Balonmano Almogávar.

Por eso nos veréis en la liga de escolares, en los torneos que se disputen, y allá donde vayan y nuestras circunstancias lo permitan, estaremos juntos en este nuevo proyecto que deseamos, de corazón, funcione.

Nosotros somos futuro, y el presente del hoy y el ahora para apoyar aquello en lo que creemos. Y creemos en nosotros y en empresas como nosotros, y en las personas que trabajan por lo que creen, no por lo que cobran.

¡Desperta ferro!