En primer lugar, los plazos: este año empezamos antes que nunca, ya el día 5 de abril, y terminamos como siempre: el 30 de junio, salvo para aquéllos que decidan domiciliar el segundo plazo de una renta positiva, en cuyo caso, la fecha límite es el 26 de junio.

 

En segundo lugar, las novedades: La mayoría de ellas ya entraron en vigor durante el ejercicio 2015, lo cual significa que para este ejercicio no encontramos grandes cambios normativos.

 

Sí conviene hacer referencia a los relativos a la devolución de las cláusulas suelo y a los derechos de suscripción preferente que llevan aparejadas las ampliaciones de capital. E insistir sobre los beneficios para familias y personas con discapacitados a cargo, que ya entraron en vigor en el ejercicio 2015.

 

En tercer lugar: la desaparición del programa Padre. Ya no podremos descargarnos el programa en local, y cualquier cambio en al confección de nuestra Declaración deberemos hacerlo en el entorno virtual de la Agencia Tributaria, a través de su sede electrónica o su dirección web. La información se almacenará su servidor, y por ello podremos realizar cambios o rectificaciones posteriores, siempre en su entorno, insistimos.

 

Con este sistema, el contribuyente cuenta con una propuesta de liquidación que envía la AEAT en base a los datos con los que cuenta. Hemos de recalcar que resulta siempre conveniente revisar esta propuesta, puesto que Hacienda puede no disponer de todos los datos con trascendencia en la declaración, datos que nosotros debemos incorporar.

 

En especial, y según las propias recomendaciones de la Agencia:

 

  • Circunstancias personales y familiares, si cambiaron en 2016
  • Inmuebles, sus referencias catastrales y sus rendimientos por posibles arrendamientos
  • Transmisiones
  • Deducción por inversión den vivienda habitual
  • Cuotas a sindicatos
  • Subvenciones
  • Deducciones familiares y por maternidad… Y por último, las autonómicas.

 

Conclusión: Revisemos casi todo. No tenga duda en consultar con su Gestor Administrativo para llevar a cabo la elaboración de su Renta, para estar seguro de no errar ni pagar de más en este importante impuesto, que resume nuestra vida durante todo el año 2016.