Todos los vehículos, sin excepción, simplemente por estar en la vía pública, están obligados a concertar el seguro obligatorio, bien a través de una compañía de seguros, o a través del Consorcio de Compensación. No así en el caso de las bicicletas, para las que, de momento, no es obligatorio, pero sí de todo punto recomendable, puesto que estas obligado a reparar los daños o lesiones que causes con ella.

El Estado establece unas cantidades para la cobertura del seguro obligatorio pero ciertamente, en muchas ocasiones, en caso de siniestro, no solo pueden resultar insuficientes, sino que puedes quedar sorprendido de que, riesgos básicos que suponías cubiertos, no lo están. Por eso es conveniente incorporar al Seguro Obligatorio del Automóvil (SOA) el seguro voluntario, de responsabilidad civil ilimitada. Así como asistencia en carretera y lunas, garantías esenciales para estar tranquilo de que cuentas con una póliza en condiciones. Además, por muy poco más, puedes contratar el robo y el incendio o, incluso, hacer un seguro complementario de ocupantes. Hay que tener en cuenta que los seguros de profesionales, de flota, no son válidos.

Has de estudiar igualmente y con detenimiento, o la opción más sencilla, que es dejarte asesorar por un profesional, cuyo grado más alto en los Seguros es el Corredor, el condicionado general de la Compañía con la que contratas, para no encontrarte con la desagradable sorpresa de, por ejemplo, y es un caso muy frecuente, haber dejado que tu hijo conduzca el vehículo esporádicamente, se produzca un siniestro, y no resulte cubierto por estar exluido en condicionado por la edad o la antiguedad del carnet. Y ahí el problema sí es grave. Gravísimo.

Y ese es uno de los muchos riesgos de contratar por Internet. No se deje engañar. El mundo del seguro es tremendamente complejo y abunda mucho la letra pequeña.

Cada compañia articula sus propias normas siguiendo sus políticas de contratación, y no siempre es fácil entenderlo todo a la primera.

Hay que dejarse guiar por un profesional colegiado. Un profesional que le asesorará presentándole al menos tres propuestas de tres compañías diferentes. Un profesional que se preocupará en todo momento de atender a sus necesidades, aumento o disminución de garantías, cambios en la situación del riesgo, modificaciones en las condiciones… Y otras muchas más que le pueden surgir durante la vida de su póliza. Y por supuesto, le guiará durante el siniestro e intercederá entre las dos partes,  haciendo fácil la difícil situación planteada.

Por experiencia de nuestros clientes, contratar por Internet se contrata una vez… Nunca más despues de un siniestro.