Sirva este post para recordarles la importancia de atender las declaraciones informativas o peticiones de información que Hacienda nos requiere en determinadas circunstancias.

Hacienda cada cierto tiempo suele enviar cartas solicitando a los contribuyentes información acerca de las actividades económicas que ejerce las empresas relativas a algún dato complementario de dicha actividad. Aunque en un principio este tipo de cartas pueda resultar un mero trámite sin importancia, si no se contestan, éstas se van convirtiendo en requerimientos y más adelante en sanciones.

Explicando brevemente que son las declaraciones informativas diremos que hay algunos modelos de Hacienda que se presentan una vez al año que sólo son para informar, no son ni para pagar ni negativos. Son como un resumen de lo que ha pasado en el año. Pero son obligatorias. No se te olvide que si no te caerá la sanción. Las declaraciones informativas más frecuentes son el modelo 190, 180, 193, 349, 390 y 347.

Es lo que utiliza Hacienda para cuadrar por todos los lados. Lo que tú informes tiene que coincidir con lo que declare un tercero.

Las sanciones varían en función de que no desarrollen actividades económicas (150 € si se ha incumplido por primera vez un requerimiento, 300 € si se ha incumplido por segunda vez y 600 € si se ha incumplido por tercera vez.) o si desarrollan actividades económicas (300 €, si se ha incumplido por primera vez un requerimiento, 1.500 €, si se ha incumplido por segunda vez y multa de hasta el 2% de la cifra de negocios, si se ha incumplido por tercera vez.)

Por ello es muy importante que los contribuyentes atiendan desde el principio las declaraciones informativas que nos requiera Hacienda para así evitarnos sustos.